Cajón de sastre, Personal

Minipausa de 3 semanas

¿Otra pausa? Vas a pensar que, como buena española, soy demasiado aficionada a las fiestas y a las siestas1)Que sí, ¿eh? Una cosa no quita a la otra, aunque yo soy más de siestas que de fiestas.. Hace apenas dos meses retomé el blog tras un parón y ahora vuelvo a anunciarte otro, pero te prometo que es por una buena causa: el próximo viernes me caso.

Es (será) una boda pequeñita y discreta, sin mucha ceremonia2)Cuando mi pareja y yo podamos viajar a España, lo celebraremos con más salero.. Dado que vivo en un país remoto, voy a estar ocupada atendiendo a la familia y no tengo ni tendré tiempo para publicar en el blog durante una temporada.

Después de la boda me tomaré unos días festivos, aunque seguiré trabajando más allá de la pantalla. Si todo va bien, la siguiente entrada en este blog se publicará el lunes 24 de marzo.

Espero verte de nuevo para entonces y que en este tiempo disfrutes de buenas lecturas.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Mi percepción sobre la lectura

Hoy me salgo un poco de la tónica y publico «algo» parecido a un ensayo. Tocaba una reseña o uno de mis típicos resúmenes de compras y lecturas de meses anteriores, pero justo cuando pensaba en ese tipo de entradas me di cuenta de que últimamente me excuso con demasiada frecuencia por la escasa cantidad de libros leídos con los que acabo el mes.

Teniendo en cuenta que mi capacidad de mantener el foco es tirando a negativa, probablemente perderé el hilo varias veces y me iré por otros derroteros, pero aquí va el resultado de mi último «rumiamiento»:

Cajón de sastre, Personal

Blog en pausa

Como reza el título, el blog va estar pausado una temporada por temas personales. A la vuelta iré publicando esas entradas de las que he hablado alguna vez y están en lista de espera (algunas empezadas, otras no): reseñas de los libros de The Expanse, libros (novelas) sobre hadas, un especial sobre la revista Faerie Magazine, etc. También incluyo los book haul y wrap up del tiempo que esté off, una nueva entrada de cursos para escritores y lectores, otra sobre pódcast recomendados y el típico resumen de fin de año.

Espero que, en este tiempo, acabes el 2019 con tranquilidad, gente querida alrededor y —sobre todo— buenos libros.

Hasta la vuelta, felices lecturas.

Cajón de sastre, Personal

Vacaciones de verano 2019

Hoy empiezan las vacaciones de verano del blog (que no las mías). Durante los meses de julio y agosto, el volumen de publicaciones se reducirá de forma visible; no se mantendrá la periodicidad semanal. La «normalidad» volverá el lunes 2 de septiembre pero, hasta esa fecha, quedarán en pie los book hauls y wrap ups (el de mayo y junio debería salir la próxima semana, si todo va bien) y alguna reseña prometida.

Detrás de la pantalla continúa el trabajo, ya que durante julio estoy apuntada (¡cómo no!) al Camp NaNoWriMo y me he metido de lleno en la corrección de mi novela de fantasía Un crimen de hadas. Voy algo atrasada, pero todavía queda mucho mes por delante. Cuando acabe de revisarla, mis lectores cero empezarán a recibir esta versión primeriza de la novela y una bolsa de pipas de regalo1)Cortesía de mi futuro suegro que ha estado unos días de vacaciones en Eslovaquia y me ha traído de regalo tres cajas de mis pipas favoritas. Aunque claro, para recibir las pipas deberán hacerme una visita de cortesía por aquí….

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Lunes de restauración

Hoy no hay entrada «suculenta» en el blog —más allá de esta breve nota informativa—. A finales de la semana pasada, los problemas que me venía dando últimamente mi ordenador con la conexión intermitente y mi desesperación creciente llegaron a su punto álgido1)Con una puntería tremenda, cuando estaba realizando cinco pruebas del curso de corrección profesional al que estoy apuntada.. Después de testear y descartar otras posibles causas no me quedó más remedio que rezar para que no fuera un problema de hardware y formateé el disco duro del sistema operativo.

No he perdido nada que me haga tirar de los pelos, pero entre lo que se me pasó por alto guardar en la copia de seguridad se encontraban dos archivos relacionados con el blog y las redes de los que llevan meses —y mucho tecleo— de trabajo detrás. No los he perdido «del todo» porque rescaté una copia de abril, pero voy a tener que dedicar una buena cantidad de horas a actualizarlos, además de volver a configurar en mi ordenador la legión de programas habituales, ordenar mis nueve gigas de correo en sus carpetas2)Lo de mi correo da para una saga de terror.y recuperar las clases y prácticas online atrasadas que no he podido realizar al no tener conexión.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Descanso semanal & Camp NaNoWriMo

Ayer tenía previsto publicar la reseña —que tengo a medias— de la última novela (corta) que he leído, pero mi opinión sobre Las confesiones del señor Harrison tendrá que esperar un par de semanas más a ver la luz.

El próximo lunes con el cambio de mes, como es habitual, publico el book haul & wrap up correspondiente. Este vendrá cargadito de compras literarias1)No tanto de lecturas, snif., porque aparecerán juntas las compras (¡y regalos!) y las lecturas tanto de marzo como de abril que, como sabes, fue el mes del libro, así que «algo siempre cae» para engrosar las filas de libros listados.

¿Y cuál es el motivo de que el tiempo me pise los talones? (otra vez). Pues el Camp NaNoWriMo. Desde hace un par de años me apunto a estas competiciones de escritura, tanto la «tocha» de Noviembre como las dos versiones más ligeras que se desarrollan durante abril y julio. Nunca he fallado en la competición, por cuesta arriba que se me hiciera, pero esta vez mi objetivo en el Camp NaNoWriMo era diferente: en lugar de escribir un determinado número de palabras (que así a ojo puse unas 10 000), me comprometí a acabar el borrador de mi novela número 22)Según mi pareja es mi novela número 1, ya que es la primera de la que he acabado el borrador. Según yo es la segunda, ya que la primera la empecé a escribir mucho antes que esta (y en breve también verá el final).que ya estaba bastante avanzado (la había empezado en el NaNoWriMo 2018).

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

¡Feliz Tercer Cumpleblog!

Hoy, día del libro y la rosa y cumpleaños de mi sobrina, cumple años también este blog. Un 23 de abril del 2016, tras elegir la fecha de estreno con mimo1)Porque soy muy consciente de mi memoria de pez y sabía que este día jamás se me olvidaría., abrí el blog al público con una primera reseña. La novela afortunada fue Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.

Tres años después, Sentido y sensibilidad sigue siendo la única novela de esta fantástica autora que he leído2)Aunque no visto, porque no pierdo oportunidad de disfrutar de las numerosas adaptaciones a pantalla de su obra., no por desinterés, sino por la abundancia de títulos que tengo por leer. Aunque ya no puedo considerar a la señorita Austen como mi escritora clásica favorita, gracias a ella y a su novela anteriormente mencionada me atreví a «ponerme con los clásicos» y descubrí joyas como Frankenstein o el moderno Prometeo, un libro que siempre había dejado injustamente de lado debido a la abundante presencia del monstruo coprotagonista en las series y películas con las que había crecido. Un error que ya subsané.

En estos tres años, además de clásicos, empezaron a surgir como setas las reseñas de fantasía, uno de mis géneros favoritos tanto en lectura como escritura. Tanto ha proliferado su lectura (gracias también a que cada vez llega a un público más amplio) que hace poco abrí la sección de Libros recomendados en el blog, dedicada tanto a la fantasía como al resto de géneros.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Cambios en el blog… otra vez

Llevo un par de semanas sin actualizar el blog, y es que me he autoconcedido unas pequeñas vacaciones. Las últimas Navidades publiqué sin pausa (recomendándote a estas autoras maravillosas) y necesitaba un descanso, en especial después del dolor de cabeza que la última actualización de WordPress representó para alguna de las características del tema de mi blog. Por suerte, conté con la ayuda de dos chicos de Rúbrika (no tiene naaada que ver con que fueran mis invitados en mi piso de Bratislava) y le dieron un buen susto al código resistente.

He pasado también por un mes en el que he leído poco debido a que finalizó mi suscripción al Kindle Unlimited y dejé varias lecturas a la mitad (algo que ya estoy solucionando gracias a una de esas promociones de Amazon que llegan —acompañadas de música angelical— cuando más conviene).

Por suerte, he descubierto algún que otro podcast nuevo que me mantiene en contacto con la literatura a la vez que me distrae y entretiene (y me hace soltar alguna que otra carcajada). Sobre ellos te hablaré en una futura entrada, por lo que no voy a enrollarme ahora.

Cajón de sastre, Personal

Cambios en el blog… ¡los médicos los odian!

Cada cierto tiempo escribo alguna entrada al estilo de lo que has visto en el título: «cambios en el blog» o «nueva sección» porque, aunque me gusta la idea de pensar que ciertas cosas en el blog son inmutables y estarán allí siempre (como las reseñas), no puedo dejar de lado esa vocecilla que busca siempre algo diferente.

Este año, sin buscarlo, me he encontrado con que mi estilo de vida tenía que cambiar1)Para mejor, sin sustos.desde ya, porque al mudarme a Bratislava y dejar de trabajar me había vuelto tan sedentaria que mi piel prácticamente se fusionaba con la silla del ordenador (y el sofá, en honor a Netflix). En breve aparecería una foto mía en el catálogo del IKEA.

Como me dijo un médico amablemente2)En realidad no, hacía aspavientos con las manos y chapurreaba un inglés dificultoso, que esto es Bratislava., esta puesta en pausa de mi actividad física era algo que no veía como un problema ahora pero pagaría dentro de diez años (o más) si no le ponía remedio.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Mi habitación de escribir

Mi habitación de escribir: imagen principal

Al mudarme a Bratislava hace año y medio mi «trabajo» —y estilo de vida, ya que estamos— cambió radicalmente. Pasé de trabajar para otros en una gran empresa durante ocho horas diarias (más las horas de transporte público que a los lectores no nos amargan tanto como a otra gente) y de no disfrutar de muchas horas libres más allá del fin de semana, a no saber qué hacer con tanto tiempo disponible.

Créeme, cambiar de entorno a un país en el que el idioma, las horas de luz solar, la temperatura, la comida, la administración y el carácter de la gente son diferentes —y no siempre para mejor— puede restarle puntos a ese ímpetu por probar cosas nuevas que tienes al principio.

Después de un periodo de adaptación1)Aunque te confieso que yo todavía sigo adaptándome.tomé algunas decisiones y empecé a tomarme más en serio «esto de la escritura». Eso implicaba tanto escribir como formarme, y para ello me apunté a varios cursos online (algunos gratuitos y otros de pago) y compré varios tropecientos libros de entre los más recomendados. Bueno, y como soy incapaz de resistirme a las ofertas2)Rebajas fue una de las primeras palabras que aprendí en eslovaco., también cayó alguno de esos de los que nadie habla y encontré en promoción por Amazon.

Anotaciones   [ + ]