Mundo feérico

En compañía de hadas

En estas semanas de confinamiento, después de un periodo de adaptación para asimilar lo que sucede más allá de las paredes —para algunas cosas soy de reacciones bien lentas, aunque no es que yo sea precisamente una de esas personas que de normal se pasan el día en la calle y agonizan si no les da el sol— he buscado las típicas distracciones que le permiten a una estar horas y horas en casa sin empezar a marcar palitos en las paredes.

Durante esta adaptación, mi faceta «correctora y escritora» se ha quedado bloqueada, y la segunda corrección de mi novela de fantasía está en pausa. Es por ello que, sin querer forzarme a seguir adelante con estas tareas, tampoco quería perder el contacto con el mundo feérico que impregna las páginas de mi novela. Busqué otras maneras de seguir en compañía de hadas, y hoy te las traigo al blog para que también las disfrutes.

Obviamente, entre estos recursos no menciono libros en formato físico de mis estanterías porque pretendo que en la lista solo aparezcan fuentes al alcance de todos con un solo clic (aunque es posible que aparezca contenido digital de suscripción o de pago). Tampoco hablaré de promociones puntuales que no estén vigentes en el momento de publicar esta entrada.