Book haul, Wrap up

Book haul & Wrap up de octubre 2019

El 2019 fue un año inestable en asuntos de escritura (y de lectura, que mis altibajos son dignos de las dunas más áridas del desierto). Supongo que reflejó la situación en mi hogar donde, con un gato achacoso de 17 años recién cumplidos, frecuenté más el veterinario que las librerías y una no estaba con ánimo para escribir siempre. Eso desembocó también en una pausa que me di a mí misma y al blog y a la que hoy, con esta entrada, le pongo fin.

El año pasado, por primera vez, no finalicé mi objetivo de un Camp NaNoWriMo1)En el de julio, cuando no acabé la corrección de mi novela de fantasía. Eso es algo que no me sabe mal porque, ahora que estoy estudiando cursos de corrección, me doy cuenta de que esas revisiones habrían sido bastante flojas.ni tampoco participé en el gran NaNoWriMo de noviembre, una meta que había cumplido los últimos tres años. Para él tenía varios planes que iban desde ponerme con la segunda novela de la saga de Un crimen de hadas (de la que tengo cientos de anotaciones ya hechas en Scrivener) a escribir un relato corto cada día.

Al final dejé pasar la competición: el gato estuvo en tratamiento y preferí dedicarle a él mis energías (y horas de sueño). Los planes que tenía para el NaNoWriMo los iré desarrollando a medida que el humor acompañe y que los cursos acabados me dejen más tiempo libre.

Anotaciones[+]

Book haul, Wrap up

Book haul & Wrap up de octubre 2018

Book haul & Wrap up de octubre 2018: imagen principal

Hace pocas semanas que empezó otoño, una estación melancólica plagada de recuerdos en la que te preparas para hacer frente a otro invierno blanco y frío. En mi mente, a finales de septiembre y —sobre todo— en octubre, nos adentramos en esta estación de reposo y múltiples lecturas. Pero de vez en cuando decido que tengo que ocupar todas las horas de mi existencia con infinidad de cursos y proyectos y me dedico a programar actividades en las que apenas dejo un hueco para respirar. Ese mes iba a ser noviembre, por lo que octubre se suponía que debía ser un mes calmado1)Léase con tono de rabieta..

La vida suele pasarse por el forro no coincidir con mis planes y, también de vez en cuando, me da un par de bofetadas que pone mi meticulosa planificación patas arriba. En el mes en que se suponía que —por fin— iba a finalizar el primer borrador de Las cartas del destino (conocida en el blog hasta el momento como Cornwall), me quedé a pocas páginas de alcanzar la meta. Y digo «pocas» en comparación con el volumen total, ya que por el momento llevo escritas más de 160000 palabras (se me da fatal hacer caso de los consejos para escritores que recomiendan empezar con un relato o una novela corta). Al menos cumplí mi propósito de escribir 15000 palabras mensuales… conseguido el último día, todo hay que decirlo.

Pero de las lecciones se aprende y, como con mi novela de ficción histórica y romántica no he parado de dar tumbos al ir improvisando a medida que escribía, con la novela de fantasía del NaNoWriMo2)Sí, este año he vuelto a apuntarme al NaNoWriMo.he optado por lo contrario y estoy siguiendo una cronología detallada. Es un gustazo sentarse cada mañana delante del ordenador y saber (aunque sea de un modo genérico ya que dejo bastante aire a la inspiración) lo que toca escribir ese día.

Anotaciones[+]