Personal

Black Friday y sus estragos en la economía

Como bien reza el título, he sobrevivido a otro Black Friday —me niego a prolongar la tortura con el Ciber Monday— y he aprovechado para realizar unas cuantas compras literarias junto con los consabidos regalos de Navidad (que este año han salido por un ojo de la cara ya que alguien me debe haber tirado un mal de ojo: la mayoría de los regalos que buscaba no estaban en promoción).

Black Friday desesperación
Con dolor de cabeza tras buscar todo tipo de ofertas por la red

 

No todo ha sido ejercitar la economía del desgaste en este Black Friday; una vez hechas las compras me he despedido del ordenador y he podido acabar dos novelas, una de las cuales —cuya valoración del primer capítulo podéis leer aquí— protagonizará la siguiente reseña que publique en el blog.