Book tag, Cajón de sastre

Book tag de las cuatro estaciones

Para hoy tenía prevista una reseña, pero ese es un tipo de artículo para el que necesito estar bastante tiempo en el ordenador aporreando teclas —soy lenta exponiendo mis opiniones, qué le voy a hacer1)Para desgracia de las más de cuatro reseñas que tengo en cola ahora mismo.— y tener las ideas claras, pero el fin de semana no me ha acompañado y en su lugar parece que me hayan tirado un mal de ojo.

En lugar de disfrutar de estos últimos días con buena temperatura y pocas nubes, he estado debatiéndome entre mal de espalda2)Este no sé de dónde salió., dolor de estómago3)Este me lo merecía tras el atracón de pipas que me pegué.y un dolor de cabeza intenso4)Este me vio con las defensas bajas y atacó de lleno.de esos que alcanzan las muelas. Aún estoy en recuperación, pero como las dolencias nos hacen más humildes me conformo con escribir una entrada, aunque más «divertida», también bastante más breve. Y ya puesta en aspiraciones, tampoco me importaría comer algo que no fuera arroz o pollo (sin consecuencias nefastas).

Así que este lunes te traigo el book tag de las cuatro estaciones, que encontré un día googleando y vi primero en el blog One Book One World. Por si no lo recuerdas, un book tag consiste en elegir un libro de mis estanterías (o del kindle si es digital) para cada uno de los apartados según la premisa que le acompañe.

Anotaciones   [ + ]

Book haul, Wrap up

Book haul & Wrap up de agosto 2019

Agosto fue un mes raro. Este ha sido mi tercer verano en Eslovaquia y puedo decir que ha sido el más inestable de todos en lo que respecta a temperatura. Pasábamos de los 32 °C a los 23 °C de un día para otro, por lo que no pude hacer tantas escapadas a los lagos como me habría gustado.

Eso, por otro lado, tuvo su lado positivo, ya que debido a la gran cantidad de horas que pasé en casa me puse manos a la obra y organicé un horario «artístico» para aprovechar mejor el tiempo (y no pasar el día tumbada con mis apoteósicas siestas de tres —o más— horas).

Ese horario era bastante flexible. Indicaba una serie de tareas a realizar cada día, sin especificar la hora, para que yo misma me organizara combinándolo con las labores habituales del hogar, el ejercicio y cualquier suceso inesperado. Entre esas tareas había diferentes actividades relacionadas con tres ámbitos: la lectura (diaria y sin especificar tipo de libro, cómic o revista), la escritura (corrección de mi novela de fantasía) y el dibujo (curso de acuarelas).

Fue bastante bien, por lo que probablemente adoptaré este tipo de horario lo que resta de año y, a finales, haré un balance.

Book haul, Wrap up

Book haul & Wrap up de julio 2019

En Bratislava, la temporada escolar empieza antes que en España —concretamente hoy—, por lo que esta entrada coincide con la «vuelta al cole» de los pequeños eslovacos y con la despedida perezosa y nostálgica de las vacaciones por parte de los mayores.

Es hora también de retomar el ritmo habitual (semanal) de publicaciones en el blog, que pondré al día intercalando las compras y lecturas de estos meses veraniegos junto con las reseñas de los últimos libros leídos que más me han gustado, algo difícil de elegir ya que en mis maratones de lectura estivales he disfrutado de obras muy entretenidas1)En su mayor parte. Como con todo, hay excepciones..

Empiezo mi reajuste con el resumen de julio, tanto de compras literarias como de lecturas. Me gustaría poder decir que aproveché bien el Camp NaNoWriMo de este mes para corregir mi novela de fantasía2)Un crimen de hadas., pero no llegué ni a un tercio del total. Apunté demasiado alto para el cansancio mental que llevaba yo por entonces, pero tras este descanso he afilado los lápices —y la goma— de nuevo y he retomado su corrección. Tengo que decir que este distanciamiento con la obra me está ayudando a corregirla, ya que hay fragmentos que apenas recuerdo y puedo disfrutar como una primera lectura. O puedo horrorizarme con ellos también, siendo sincera.

Anotaciones   [ + ]