Reseña de bolsillo

Reseña de bolsillo de ‘La Perversión Fractal’

Reseña de 'La Perversión Fractal'
  • Título: La Perversión Fractal
  • Autor: Magnus Dagon1)Seudónimo de Miguel Ángel López Muñoz.
  • Género: terror (cósmico)
  • Formato: tapa blanda2)La edición que he leído para la reseña es digital, pero a la venta solo se encuentra en tapa blanda.
  • Páginas: 92
  • Precio: 10 €

El 2019 está siendo para mí el año de Lovecraft porque, aunque mi volumen de lecturas ha descendido bastante si comparo con el año pasado, estoy comprando y leyendo más obras relacionadas con el maestro de Providence que nunca. Cuando empecé con La Perversión Fractal no sabía, en mi despiste habitual, que la obra encajaba dentro del terror cósmico. Esto es debido a que leí el libro en un archivo digital que me facilitó amablemente el propio autor ya que, al vivir yo en Eslovaquia, prefiero salvarnos a todos del sufrimiento y coste de los envíos internacionales3)Coste para quien lo envía y sufrimiento —emocional— para mí, que acabo agotada tras una interacción con el servicio postal eslovaco.. Vamos, que para las reseñas pido siempre digital antes que físico con tal de no revivir situaciones como esta.

La edición que leí carecía de la típica sinopsis de la contracubierta —ya que consta de lo que sería la «tripa» del libro en sí— y decidí no hacerme spoilers a mí misma buscando por la red, por lo que me puse con la lectura sin haberme hecho ninguna idea previa sobre su argumento. Así descubrí, para mi sorpresa, que volvía a tener entre mis manos una historia4)En realidad, dos.de terror cósmico que me recordó, aunque con un tono mucho más serio, a la que había reseñado el año pasado.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre

5 pódcast para lectores y escritores

Nunca he sido aficionada a la radio ni a las entrevistas. Estas últimas me ponían nerviosa porque acostumbraba a detectar —cada vez más— cierta tendencia del entrevistador a dejar a un lado las preguntas interesantes para centrarse en lo que comúnmente llamaríamos «escarbar en la mierda»: hacer preguntas incómodas al invitado, con mala fe, para sacarle los colores y despertar el morbo de la audiencia.

Yo en una conversación tiendo más al feelgood y eso provocó que, con el tiempo y por la baja calidad de las emisiones, dejara de ver la televisión1)Hace años de eso ya, pero no incluyo aquí a las plataformas recientes de contenido audiovisual como Netflix o Amazon Prime Video donde tú eliges lo que ves en todo momento.. Con la radio sucedió lo mismo, me decanté por Spotify y mis canciones de siempre (si no fuera por mi pareja no tendría ni idea de música actual) y las entrevistas o programas de tertulia se convirtieron en algo del pasado.

Eso cambió recientemente, diría que el año pasado, cuando me aficioné a los pódcast para poder sobrellevar el aburrimiento que acompañaba a ciertas tareas monótonas y repetitivas en el hogar y para tener compañía en mis largos paseos. Empecé con un programa conocido que sabía que no me iba a decepcionar, El escritor emprendedor, y de allí di el salto hacia otros pódcast que poco a poco se fueron ganando mi corazón.

Anotaciones   [ + ]

Cajón de sastre, Personal

Lunes de restauración

Hoy no hay entrada «suculenta» en el blog —más allá de esta breve nota informativa—. A finales de la semana pasada, los problemas que me venía dando últimamente mi ordenador con la conexión intermitente y mi desesperación creciente llegaron a su punto álgido1)Con una puntería tremenda, cuando estaba realizando cinco pruebas del curso de corrección profesional al que estoy apuntada.. Después de testear y descartar otras posibles causas no me quedó más remedio que rezar para que no fuera un problema de hardware y formateé el disco duro del sistema operativo.

No he perdido nada que me haga tirar de los pelos, pero entre lo que se me pasó por alto guardar en la copia de seguridad se encontraban dos archivos relacionados con el blog y las redes de los que llevan meses —y mucho tecleo— de trabajo detrás. No los he perdido «del todo» porque rescaté una copia de abril, pero voy a tener que dedicar una buena cantidad de horas a actualizarlos, además de volver a configurar en mi ordenador la legión de programas habituales, ordenar mis nueve gigas de correo en sus carpetas2)Lo de mi correo da para una saga de terror.y recuperar las clases y prácticas online atrasadas que no he podido realizar al no tener conexión.

Anotaciones   [ + ]

Reseña de bolsillo

Reseña de bolsillo de ‘Amor con amor se paga’

Reseña de 'Amor con amor se paga'

Hace prácticamente un año leí la muestra1)Ese 10% de la obra que Amazon te permite leer antes de su compra.de una novela que, sin recordarlo cuando me puse con esta que te reseño hoy, resultó ser la tercera parte de la saga a la que ambas pertenecen. Esa saga, Las reglas de los canallas, está compuesta por cuatro libros autoconclusivos de modo que pueden leerse de forma —y en orden— independiente sin estropear la historia, aunque siempre se recomienda seguir el orden de publicación para «reconocer» en los libros posteriores de la saga a personajes que fueron protagonistas en números previos y ver qué ha sido de ellos.

No hay amor sin espinas (Las reglas de los canallas III) es ese libro del año pasado del que te hablo y que, curiosamente, no pasó la evaluación a la que someto una obra que me tiene en duda a través del análisis de su muestra, para decidir si la compro o no. Los motivos para ello los expliqué en su día aquí, por lo que no me repetiré.

Hoy, sin embargo, la reseña trata sobre el segundo tomo de la saga: Amor con amor se paga, un título modificado para el libro en su versión española que considero tan horroroso como la fotografía de cubierta, pero allí ya entran en juego también mis gustos personales. El título original de la novela es One Good Earl Deserves a Lover, que vendría a traducirse como: Un buen earl2)Título nobiliario inglés equivalente al de conde.se merece una amante. Los motivos del cambio me imagino que seguirán una política editorial que, en mi caso, no comparto.

Anotaciones   [ + ]