Personal

Black Friday y sus estragos en la economía

Como bien reza el título, he sobrevivido a otro Black Friday —me niego a prolongar la tortura con el Ciber Monday— y he aprovechado para realizar unas cuantas compras literarias junto con los consabidos regalos de Navidad (que este año han salido por un ojo de la cara ya que alguien me debe haber tirado un mal de ojo: la mayoría de los regalos que buscaba no estaban en promoción).

Black Friday desesperación
Con dolor de cabeza tras buscar todo tipo de ofertas por la red

 

No todo ha sido ejercitar la economía del desgaste en este Black Friday; una vez hechas las compras me he despedido del ordenador y he podido acabar dos novelas, una de las cuales —cuya valoración del primer capítulo podéis leer aquí— protagonizará la siguiente reseña que publique en el blog.

Personal

Sobre una larga ausencia

Vuelvo al blog tras varios meses de inactividad creativa, ausencia propiciada por una serie de circunstancias personales que disminuyeron y dificultaron mis ganas —y la capacidad— de leer y escribir; vamos, los típicos momentos grises por los que todos pasamos y de los que no voy a entrar en detalle (pues no vienen al caso dada la temática del blog y, sobre todo, porque después de contar una sarta de desventuras dickensianas aptas para el abuso de clínex&chocolate habría que compensarlo con algo más feelgood —como una receta de esas de cupcakes que hacen salivar pero, al no ser claramente lo mío el cocinar, mejor lo dejo a un lado y en el fondo os hago un favor a vosotros y a vuestros estómagos—).

ausencia
Me disculpo por mi súbita desaparición sin preaviso